¿Cómo actuar ante un traumatismo dental?

18/01/2022
Comparte: SCH SCH SCH SCH

Cualquier persona puede sufrir un traumatismo dental, indistintamente de la edad, aunque lo más frecuente suele ser en la infancia y la adolescencia, provocados por caídas, accidentes, prácticas de deporte…, y según el daño que se ha sufrido, pueden ocurrir distintos tipos de traumatismos:

  • Fractura del esmalte dental.
  • Fractura coronaria.
  • Fractura radicular.
  • Caída de la pieza.
  • Fractura alveolar.

En el caso de fractura, hay que valorar en qué estado se encuentra la pieza, viendo a que partes afecta, si sólo afecta al esmalte, a la dentina o al nervio. Y dependiendo del tipo de fractura, habrá que hacer diferentes tipos de tratamientos como reconstrucción, endodoncia o extracción, con lo que para diagnosticar el alcance de la lesión hay que realizar pruebas como radiografías o vitalidad pulpar.

En el caso de caída de un diente, hay que valorar si se trata de un diente temporal (de leche) o definitivo, ya que habría que actuar de distinta manera.

Si se trata de un diente temporal, habrá que valorar si la pieza definitiva ha sufrido daños, ya que será la pieza que quedará en boca, y en función de eso, valorar el tratamiento necesario.

Si se trata de un diente definitivo, hay que intentar reimplantar el diente, y para ello, lo aconsejable sería coger la pieza sin tocar la raíz, introducir la pieza en un recipiente con leche, en suero fisiológico o en la boca con la propia saliva, y acudir inmediatamente a la clínica dental, para intentar realizar la reimplantación lo antes posible para que tenga más posibilidades de éxito.

En el caso de sufrir una fractura alveolar, lo más probable es que se produzca el desplazamiento de la pieza dentaria. Habría que valorar en qué estado se encuentra la pieza, ver si ha sufrido lesiones o no, y valorar, en caso de ser necesario, poner ortodoncia para volver a colocar las piezas en su sitio.

Tras recibir un impacto en cualquiera de nuestros dientes, hay que acudir al odontólogo lo antes posible, para que valore el tratamiento más adecuado en función de los daños sufridos.