nunca-tarde-para-ponerse-ortodoncia

Nunca es tarde para ponerse ortodoncia

12/07/2016
Comparte: SCH SCH SCH SCH

La ortodoncia es una especialidad odontológica que estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias, trastornos funcionales de la masticación y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial.

Un problema muy común es la maloclusión, que es una mala disposición de los dientes o encaje inadecuado de los superiores sobre los inferiores.

La edad adecuada para tratar las maloclusiones varía según el tipo de problema y su gravedad. Por lo tanto, es aconsejable consultar al ortodoncista tan pronto se descubra una anomalía. De todas formas recomendamos que, se detecte o no un problema, se lleve a los niños a revisión por el ortodoncista al menos a los seis años.

Hay 2 tipos de tratamiento, interceptivo, orientado a la corrección de una alteración incipiente, y correctivo, que se utiliza en los casos en los que no se ha realizado el tratamiento interceptivo o bien no ha sido suficiente.

Para los tratamientos correctivos se pueden utilizar 3 tipos de aparatos: funcionales, removibles o fijos. Aproximadamente el tratamiento dura entre año y medio y tres años y suelen concluir cuando la dentición permanente se ha completado. También pueden iniciarse en edad adolescente o adulta, siendo cada vez más frecuentes estos pacientes, debido a las técnicas cada vez más avanzadas y el entorno social que da mucha importancia a la imagen personal.

Los aparatos funcionales cambian la dirección e intensidad de las fuerzas musculares, produciendo los desplazamientos dentarios o maxilares correctivos.

Los aparatos removibles, comúnmente llamados “placas”, se utilizan para la expansión de maxilares, para corregir mordidas cruzadas, apiñamiento leve y para movimientos dentarios específicos. Este aparato, el paciente se lo puede quitar y poner para limpiarlo.

Los aparatos fijos son los más conocidos. Son los únicos que pueden realizar todo tipo de movimientos. Están indicados en el tratamiento de malposición dentaria, dientes rotados o cierre de espacios, además de poder realizar varios movimientos simultáneamente.

La técnica consiste en la colocación de bandas y brackets sobre todas las piezas dentarias, además de unos arcos y gomas elásticas, para conseguir los desplazamientos, que pueden ser de forma individual sobre cada una de las piezas y en cualquier dirección.