sensacion-ardor-boca

Sensación de ardor en la boca

03/06/2016
Comparte: SCH SCH SCH SCH

El síndrome de boca ardiente (SBA), también conocido como glosodinia o estomatodinia, consiste en una patología bucal compleja caracterizada por una sensación dolorosa de quemazón, hormigueo e incluso adormecimiento de las mucosas bucales. Se caracteriza por la ausencia de signos clínicos, lesiones que lo evidencien y enfermedades asociadas. Cursa generalmente con sequedad bucal o xerotomía y alteración del gusto. Puede ser de intensidad variable y puede manifestarse durante semanas, meses e incluso años.

Su localización más frecuente es la punta y los bordes laterales de la lengua. También pueden ser afectados los labios y el paladar duro y blando.

Su causa es aún desconocida y, aunque se asocia generalmente a factores psicológicos como el estrés, la ansiedad y la depresión, puede existir un componente neuropático central o periférico.

Los factores locales asociados a esta enfermedad son el daño o afectación local de nervios periféricos y disfunción de las glándulas salivares.

Los factores sistémicos más significativos son, en las mujeres, los trastornos asociados a la menopausia, además de diabetes y deficiencias nutricionales.

Los factores psicológicos pueden ser la ansiedad o la depresión.

El diagnóstico se puede realizar según los siguientes pasos para descartar tanto los factores locales como sistémicos:

  • Historial clínico del dolor.
  • Examen  clínico de la cavidad bucal.
  • Información acerca del estado psicológico y psicosocial pasado  y actual.
  • Medición del flujo salival y de la función del gusto.
  • Pruebas de imagen neurológicas y examen de alteraciones patológicas y degenerativas.
  • Pruebas para descubrir alergias.
  • Análisis de sangre para descartar trastornos endocrinos, nutricionales, hormonales y autoinmunes.
  • Análisis biológicos para descartar infecciones locales.

 

El tratamiento de los pacientes se puede realizar de tres formas:

  • Con medicaciones tópicas farmacológicas para reducir la sensación de ardor.
  • Con medicaciones sistémicas como antidepresivos tricíclicos.
  • O con terapias combinadas con psicoterapia y psico-farmacoterapia.